CAMINOS DE CONVERSIÓN (III)

56
Del miedo a la confianza

“El miedo llamó a mi puerta. Salió la fe a abrir y no había nadie” (M. Luther King). Abordamos ahora el tercer paso en nuestro camino hacia la Pascua: proponemos pasar del miedo a la confianza.

¿Qué sitio tiene la confianza en este mundo?, ¿se apoyan nuestras relaciones en la confianza o en la desconfianza? Quizás estamos llenos de miedos: al futuro, a los demás, al ridículo, al qué dirán, al sufrimiento…; quizás muchos de esos miedos tienen que ver con un orgullo escondido y el temor a descubrir nuestra debilidad o limitación; quizás, apoyados en nosotros o fiados en otros hemos experimentado avances y también retrocesos frustrantes. Hoy, lo que proponemos es no caminar solos, sino llevados de la mano, o mejor incluso, llevados en brazos. Y es que, con Charles Péguy, podemos poner en boca de Dios estas palabras: “Me gusta el que se abandona en mis brazos, como el bebé que se ríe y no se ocupa de nada”.

“Señor, tú tienes palabras de vida eterna” (salmo de hoy). Por ello…“Dichoso el hombre que pone su confianza en el Señor”. Dios es confianza: Él se ha fiado de ti, cree en ti, confía en ti, te ha hecho “capaz” de Él y te ha dotado de lo más precioso, la libertad. Jesús, el hombre por excelencia, es confianza: confía en el Padre, confía en las gentes, confía en los discípulos más allá de sus fallos. María se fió de Dios, aceptó en su mente y engendró a Cristo en su seno. San Pablo se lo dejó muy claro a su discípulo Timoteo: “Sé de quien me he fiado”. Muchos creyentes, a lo largo de la historia, han mostrado con sus vidas senderos que llevan a la fuente viva, a la felicidad, porque se dejaron modelar por el Espíritu Santo con la música de la confianza. Como muestra un ejemplo; Teresita de Lisieux nos dice: “Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma es la confianza ciega que tengo en su misericordia… aunque hubiera cometido todos los crímenes posibles, seguiría teniendo la misma confianza; sé que toda esa multitud de ofensas sería como una gota de agua arrojada en una hoguera encendida”.

Los Salmos son como el frescor de un bálsamo para nuestros pies cansados: “Tú solo, Señor, me haces vivir tranquilo” (4,9); “Mi suerte está en tu mano” (15,5); “Nada temo porque Tú vas conmigo” (22,4); “Sólo en Dios encuentro descanso, de Él viene mi salvación; sólo Él mi roca, mi baluarte” (61,2); “Mi alma está unida a Ti, tu diestra me sostiene” (62,9); “Cuando camino entre peligros me conservas la vida” (137,7)… Permitidme, para terminar, orar con el salmo 130 -mi preferido-: “Señor, mi corazón no es ambicioso, ni mis ojos altaneros; no pretendo grandezas que superan mi capacidad, sino que acallo y modero mis deseos como un niño en brazos de su madre. Espere Israel en el Señor, ahora y siempre”.

¿Quién dijo miedo? La semana pasada escuchábamos de Pablo: “Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?… ¿Quién nos separará del Amor de Dios?”.

¡Feliz y Santa Cuaresma!

 

Luis Emilio Pascual Molina
Capellán de la Cofradía de Jesús
Domingo III de Cuaresma – Ciclo B
7-marzo-2021