BIENVENIDOS AL DESIERTO

109

Iniciamos el paréntesis cuaresmal. Paréntesis, sí, porque el cristiano no ha sido llamado a vivir “vida cuaresmal” sino “vida Pascual”. La resurrección y la vida, la fiesta, es su destino. La Cuaresma es una invitación a vivir el “desierto”, el silencio, la interioridad, el encuentro con Dios, la conversión… para encontrar la dicha.

En la Haggadá judía encontramos la siguiente reflexión: “Guéniba, el rabino, comenta el texto de Qohelet 5,14 –‘Desnudo salió del vientre de su madre, desnudo volverá’- con esta parábola: ‘Un zorro se encuentra ante una viña cercada por todos lados. Sin embargo, hay un agujero. Prueba a entrar, pero es en vano. Está demasiado gordo. ¿Qué hace? Ayuna tres días y, al adelgazar, atraviesa el agujero. Una vez en la viña, se pone las botas: come de todos los frutos que se le ofrecen a los ojos; pero engorda. Para poder salir repite el mismo juego. De nuevo ayuna tres días, adelgaza y atraviesa el agujero. Una vez fuera exclama: ‘Viña, viña, qué delicia, todo en ti es maravilloso, pero ¿de qué sirve?; se sale igual que se entra’…”.

Me vino a la memoria al leer las lecturas de este primer Domingo de Cuaresma. En la primera encontramos el credo del pueblo de Israel donde reconoce que después de la salida de la esclavitud de Egipto es conducido al desierto para, tras una purificación de años, “entrar en la tierra que mana leche y miel”. En el Evangelio el Espíritu Santo conduce a Jesús al desierto para ser probado también, y “entrar”, así, en la voluntad del Padre. San Pablo nos habla de Salvación, que es lo mismo que Vida Eterna -sin muerte-, o que felicidad en plenitud: “Si tus labios profesan que Jesús es el Señor, y tu corazón cree que Dios le resucitó… te salvarás”.

¡Tantas veces pensamos que tenemos Fe! Pero sólo lo sabremos cuando ésta sea contrastada, probada -como el oro en el crisol- con la piedra de toque con que siempre ha sido contrastada: desde el pueblo de Israel en el desierto hasta el último cristiano hoy día, pasando por toda la historia de la Iglesia, la Fe ha tenido que ser probada frente a tres tentaciones fundamentales, las mismas a las que fue sometida la confianza de Jesús en el Padre: la seguridad, la historia y los ídolos.

El zorro de la historia experimentó la dicha de la viña cuando pudo desprenderse de lo que le sobraba y “entrar” por el agujero estrecho. La Cuaresma, viene en nuestra ayuda para despojarnos de lo que nos impide ser felices, y participar de la dicha total, de la viña de Dios. El tiempo de Cuaresma ha llegado, invitándonos a preparar el corazón para la gran fiesta de la Pascua. Pero, como a Jesús en el desierto, las tentaciones nos acechan y nos deslumbran a diario. En la oración del Padrenuestro decimos “No nos dejes caer en tentación…”. No pedimos su eliminación -que Dios nos las quite- porque serán el aval, el contraste, de nuestra fe; pero si solicitamos la ayuda del Espíritu.

La Cuaresma comienza con esta invitación a entrar en el desierto de la vida… en los brazos misericordiosos del Padre, de la mano amorosa de Jesucristo y sostenidos por el Espíritu defensor.

¡Bienvenidos a la Cuaresma! y… ¡Feliz Pascua del Señor!

Luis Emilio Pascual Molina
Capellán de la Cofradía de Jesús
Domingo I de Cuaresma – Ciclo C
6-marzo-2022