Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sección de bocinas y tambores

La sección de carros-bocina y tambores, integrada por los cofrades músicos, es la encargada de interpretar los tradicionalmente conocidos como «toques de burla», que han sido objeto de transmisión oral a lo largo de los años y cuyo sonido identifica de manera inequívoca a la Semana Santa murciana.

Actualmente, la sección se compone de 12 carros-bocinas y 20 tambores, divididos en cuatro grupos que, además de acompañar a la Hermandad de Promesas, también acompañan en procesión a aquellos «pasos» en los que se representan escenas de la Pasión del Señor que incluyen algún elemento de mofa hacia Nuestro Señor Jesucristo (Prendimiento, Jesús en la Columna y la Caída), recreándose dicho escarnio a través de los desgarradores sonidos que emiten las bocinas y los distintos redobles de los tambores.

A fin de prepararse adecuadamente para la procesión y los distintos actos en los que participan, los cofrades músicos se reúnen con una antelación a la Semana Santa para ensayar a diario bajo la dirección del cabo mayor de la sección y del cabo mayor segundo.

«La procesión desfila, y tras alguno de los pasos ruedan sobre carritos las largas tubas, seguidas de los arcaicos tambores, que han de dar su son lúgubre en las paradas. Suenan las tubas destempladas, que es empresa tremenda la de llenar de aire el larguísimo instrumento, y redoblan los tambores con compás arcaico y lúgubre…».

José María de Cossío, Diario ABC, 10 de abril de 1958.